Analizando… Hidroalcohólico

¿Os acordáis cuando quedábamos sin miedo a pillar un virus? ¿Cuándo las mascarillas no formaban parte de nuestra indumentaria? El mundo ha cambiado y la forma de relacionarnos también. 

Hidroalcohólico nos muestra la verdad, sin pudores. Ahora mismo el miedo de contagiarse o contagiar a otros es ley marcial en nuestro pensamiento y, aunque queramos entrar en contacto con otras personas, la barrera del “no pillar el virus” es prioritario. La primera cita de los protagonistas del corto que vemos hoy parte de esta premisa.

En el vídeo vemos la primera cita de dos chicos que han decidido intentar conocerse aún con las mascarillas y el miedo que hay en sus vidas. En los pocos minutos que dura el encuentro se plasman las diferentes dificultades, miedos y controversias que tenemos para relacionarnos a día de hoy.

¿Es justificado el miedo que sentimos a no contagiarnos? El miedo es algo personal y, aún influenciado por agentes externos, no se puede juzgar. La comprensión y una ayuda por calmarlo suele ser los mejores aliados. En este caso, es imposible eliminar el pensamiento de “hay un peligroso virus que debemos evitar”. ¿Qué hacer entonces?, adaptarse.

No es la primera vez que la humanidad se encuentra con algo tan globalizado que obligue a cambiar el mundo, hacerlo evolucionar. Tanto para lo bueno como para lo malo los grandes sucesos nos han afectado: la aparición de los primeros smartphones o los diferentes atentados terroristas son un ejemplo de la marca dejada en nuestra humanidad, generando cambios definitivos para el futuro.

Teniendo en cuenta que la historia de la humanidad ha ido tomando forma a partir de los eventos sucedidos, entonces ¿debemos vivir con el objetivo de librarnos del virus? Es cierto que estamos en intento de despedirnos del COVID-19 pero no tenemos una certeza de cuándo ocurrirá ni de qué forma. Os animo, entonces, a encontrar estrategias y mecanismos para hacer de esta situación nuestra nueva situación. El miedo os dificultará avanzar o relacionaros, pero debemos hacerle el caso justo para ser precavidos sin dejarnos influenciar por él como para aislarnos, aterrorizarnos o entrar en pensamientos negativos circulares. 

El corto de Hidroalcohólico nos enseña un pasito de ese proceso ideal que estaría bien encontrar por nosotros mismos. Vivir con precaución pero, ante todo, vivir. Darle un par de giros a nuestra mentalidad para no dejar que toda nuestra libertad, amor, deseo y salud se queden en un segundo plano, a la espera de que, en un futuro indeterminado podamos volver a lo que antes conocíamos. ¿Y si no llega lo que conocíamos? no nos podemos quedar anclados atrás.

Las diferentes escenas, miradas e intentos de contacto de los protagonistas le dan una naturalidad y profundidad que ayuda a empatizar con ellos. ¿Quién no ha tenido algún momento similar en estos momentos? Por no hablar de unos de los momentos a primer detalle más significativo y erótico que se puede ver. ¡Ya me contaréis!

La nueva normalidad está llegando. Agarrémosla con fuerza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: