¿Está la infidelidad normalizada en las relaciones?

El otro día estuve pensando en la cantidad de situaciones que me encuentro últimamente con la normalización de la infidelidad que hay en nuestra sociedad. Sí, puede parecer que no, pero está bastante normalizado. Esto me hace reflexionar sobre la infidelidad y su sobreentendida aceptación tácita en las relaciones monógamas. Pero, ¿qué es la infidelidad?.

Me considero una persona con unos valores muy marcados. Estos han sido adquiridos a base de experiencias duras y de palos en la vida. La lealtad es uno de vital importancia en mis relaciones, pero ¿es acaso lo mismo lealtad que fidelidad?. Empiezo a pensar que la gente no ve una relación directa entre ellos o, posiblemente le dan poca importancia a lo que la lealtad implica en sus relaciones. La sorpresa es grande al escuchar frases como: “con discreción todo se puede”, “si no se entera no le duele”, “sospecho que él hace lo mismo, así que no hay problema”. Parece que la mayoría de la gente prefiere priorizar sus propios intereses por encima del bienestar de sus parejas, ¿es entonces, adecuado tener una relación de intimidad? ¿a lo mejor no tienen el modelo relacional idóneo y no lo saben?.

Si la fidelidad es un concepto basado en los valores y experiencias propias sería más  apropiado entenderlo como un valor individual y no universal, por tanto ¿por qué se estandariza el concepto infidelidad?. Veo constantemente relaciones empezando a mi alrededor y de ninguna de ellas escucho que hayan tenido una conversación sobre sus valores y/o cómo gestionarán la fidelidad en su nueva unión.

Las relaciones de amistad o fraternales son particulares por sus características  concretas y sus formas de funcionar. En el caso de las relaciones de pareja, sin embargo, parece que hay ciertas formas de funcionar sobreentendidas por el mero hecho de entablar la relación. ¿Deberíamos dejar que los “cánones” de relación preestablecidos definan nuestro modelo de relación?. Por poner un ejemplo evidente: para algunas personas un pequeño beso con un amigo cuando estás en una relación romántica es una traición y para otros es algo habitual que no altera la emocionalidad de la relación. Las dos actitudes son viables con un conocimiento y consentimiento previo; a veces, un acuerdo tácito es más que suficiente.

Por tanto, lo primero a tener presente es que cada relación es un mundo y, como tal, debe ser creada desde cero y no siguiendo estereotipos de otras relaciones. ¿Por qué un mundo se iba a copiar de otro mundo? ¿Son todos los mundos iguales?. Lo más importante es la comunicación en pareja, haciendo que vuestra nueva unión sea WintoWin para todos.

Entiendo que creciendo en un mundo donde la monogamia estructurada brilla por encima de todo lo demás en educación, cine, novelas, cultura, etc. puede dificultar expresarse con unas ideas distintas en las metidas “pico y pala” durante años, pero la comunicación y  entablar acuerdos juntos será crucial para crear una fuerte relación a partir de vuestras identidades propias. ¿Qué sentido tiene ser uno mismo a escondidas? ¿acaso anhelas una relación donde no puedas compartir con esa persona tus inquietudes, deseos y costumbres?

Está claro que la influencia de la sociedad afecta gravemente a la concepción de la falta de lealtad en una relación justificando la mentira, la falsedad, el ocultamiento, la burla y de más aspectos que, al menos, yo veo en mi entorno como si no pasara nada, pero ¿no pensáis que son faltas de lealtad hacia nuestras parejas?. Por supuesto, yo que estoy a favor del amor libre, pero siempre con un consenso entre sus miembros. Lo importante es buscar en ti mismo tu propio criterio de fidelidad, de lealtad; luego encontrar a la persona con una concepción igual para poder compartirlo juntos.

En concreto, ¿en alguna ocasión habéis sentido que lo qué esperabais de vuestra pareja y/o vuestra forma de funcionar no correspondía a lo que debería ser? Es posible que todo lo que os han enseñado sobre las relaciones se quede corto a lo que podemos llegar a formar. Empezando a buscar desde dentro puede ser el secreto para llegar a una grata relación por fuera.

Yo os animo a reflexionar internamente y a conversar. Conversar mucho. Hablad con vuestras parejas sobre vuestros gustos, sobre cómo os relacionáis, y sobretodo, no deis nada por sentado. Seguro que hablando llegáis a acuerdos únicos que os hagan tener una unión particular que nadie más tiene.

Evitad que las vergüenzas, los miedos y las inseguridades os impidan tener una relación de intimidad plena y segura. ¿Qué es la infidelidad? No confiar en el amor y aceptación que tu pareja tiene por ti. No os infravaloréis y conseguid una relación plena.

Las faltas de lealtad están pasadas de moda. Ahora mola la comunicación en pareja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: